Back to top

En muchos casos, debido a las necesidades de comunicación concretas de cada sector, es necesario aprender inglés técnico, lo cual puede ser un requisito indispensable para optar a un nuevo trabajo o a lograr un ascenso a un mejor puesto dentro de la empresa.

Si sumamos a las personas que hablan ingles de modo nativo, y los que lo han aprendido posteriormente, estamos hablando de más de 500 millones de hablantes en todo el mundo, lo cual convierte a este idioma en uno de los grandes protagonistas del proceso de globalización que la humanidad ha experimentado en las últimas décadas.

Aunque muchas personas lo relacionen automáticamente con Inglaterra o Estados Unidos, este idioma es oficial en más de 50 países. Pero el inglés no es importante únicamente en estos países. Dominar este idioma es un requisito para poder optar a importantes cargos laborales en empresas de todo mundo, sobre todo en sectores donde es clave la internacionalización, y en donde con frecuencia habrá que tratar con proveedores, colaboradores, profesionales o clientes de distintas partes del mundo.

En muchos casos, debido a las necesidades de comunicación concretas de cada sector, es necesario aprender inglés técnico, lo cual puede ser un requisito indispensable para optar a un nuevo trabajo o a lograr un ascenso a un mejor puesto dentro de la empresa.

Los cursos de inglés técnico, ya sean específicos o integrados dentro de un plan formativo más amplio, suelen centrarse en reforzar principalmente el vocabulario necesario para llevar a cabo ciertas actividades. De esta manera, el inglés técnico lo que busca es capacitar a una persona para comprender y comunicarse dentro de la disciplina que se estudia o en la cual desempeñará su actividad laboral. 

El principal objetivo no es lograr una gran fluidez en el idioma de modo global, si no  conseguir comunicarse con profesionales del mismo sector de negocio de modo  eficientemente, e intercambiar comentarios, instrucciones y conocimientos dentro del ámbito estrictamente laboral.

Los laboratorios, grandes almacenes, puertos y aeropuertos, centros de investigación, empresas e industrias, son lugares en los que generalmente se hace necesario contar con trabajadores que dominen el inglés técnico, imprescindible para comprender e indicar los procedimientos que se deben llevar a cabo. En estas áreas, así como en los centros que forman a personas con expectativas de trabajar en estas áreas, es donde debiera existir un mayor  interés por el aprendizaje del inglés técnico.

El tiempo necesario para dominar el inglés técnico depende de cada sector y del nivel de responsabilidad e interacción con los distintos actores que conlleva cada puesto concreto. Muchos estudiantes buscan aprender inglés técnico para poder incluirlo en su currículo y aumentar las posibilidades de obtener empleo en el sector que les interesa, pero también hay muchas compañías que dan la oportunidad a sus trabajadores de aprender inglés técnico a través de cursos especializados, como medio de mejorar tanto la capacitación individual de cada profesional como la eficacia a nivel general de la empresa.

La mejor manera de aprender inglés técnico es a través de un curso especialmente diseñado para aportar el vocabulario y expresiones clave para desempeñar eficientemente la actividad profesional. Sin embargo, no conviene olvidarse de las enormes ventajas que puede suponer complementar estos estudios con un conocimiento más global y profundo del idioma.