Back to top

Somos muy diferentes, no hace falta irse muy lejos, los franceses por ejemplo tienen una mentalidad y una forma de ver la vida completamente diferente a la nuestra. Los alemanes son muy cerrados y cuadriculados, les sorprendía mucho la creatividad de los españoles y la manera original con la que hacíamos las presentaciones de los proyectos.

Somos muy diferentes, no hace falta irse muy lejos, los franceses por ejemplo tienen una mentalidad y una forma de ver la vida completamente diferente a la nuestra. Los alemanes son muy cerrados y cuadriculados, les sorprendía mucho la creatividad de los españoles y la manera original con la que hacíamos las presentaciones de los proyectos.

¿Qué te motivó a estudiar fuera?

El tema del inglés. Antes de irme trabajé en varias empresas aquí y veía que sin el inglés, imposible.

¿Por qué decidiste estudiar en este país y no en otro?

Porque esta relativamente cerca, hablan en inglés y me convalidaron el grado superior, así que solo tuve que hacer un año fuera.

¿En qué universidad has estudiado la carrera?

Estudié en Southampton Solent University

¿Cómo fue el programa de estudios y las clases? ¿Te gustó?

Sí, me gustó mucho. Allí todo es más práctico y autónomo, se hacen muchos seminarios y trabajos en grupo.

¿Cómo es la universidad?

Es una universidad muy moderna, tiene un biblioteca impresionante, ahora además tienen otro edificio nuevo.

Los profesores son muy cercanos  y te dan muchas facilidades.

¿Qué tipo de alojamiento escogiste? ¿Familia o residencia?

Decidí quedarme en residencia porque solo iba a estar un año allí.

¿Qué tal era la residencia y el contacto con los compañeros?

Muy bien. Estaba con gente un poco más mayor, que estudiaban máster. Hay muchisimo ambiente y estás en contacto constante con el resto de estudiantes.

Para una estancia de un año está muy bien, para una estancia mucho más larga tal vez sea un poco caro.

¿Qué beneficios crees que aporta una experiencia de este tipo?

Haber podido trabajar con personas de otros países y culturas.

Somos muy diferentes, no hace falta irse muy lejos, los franceses por ejemplo tienen una mentalidad y una forma de ver la vida completamente diferente a la nuestra. Los alemanes son muy cerrados y cuadriculados, hacer proyectos con ellos era más complicado, aunque al final conseguiamos convencerles y llevárnoslos a nuestro terreno. Les sorprendía mucho la creatividad de los españoles y la manera original con la que hacíamos las presentaciones de los proyectos.

¿Tienes alguna anécdota que recuerdes especialmente?

Sí, el prime día, reciendo llegado al aeropuerto. Tenía tiempo para tomar algo antes de que saliera mi tren, así que en el transcurso de los 10 minutos que estuve tomando algo, no sé cómo, pero perdí mi billete de tren. Me tocó sacar otro a toda prisa para no perder el tren.

¿Cómo crees que has cambiado, crecido y desarrollado gracias a la experiencia en el extranjero con IEC?

Sin IEC no hubiera podido irme. Sandra estuvo siempre encima con el tema del papeleo.

¿Tienes alguna experiencia o algo que destacarías de IEC?

Sí. Lo hacéis facil. Pedir el préstamo, el papeleo de la universidad, todo lo dais hecho. Lo único que hice yo fue presentar unos papeles al llegar.

¿Recomendarías a IEC?

Sí, por supuesto.

¿Que te gustaría hacer ahora?

Voy a hacer un máster de emprendimiento, me gustaría llegar a desarrollar mi propia empresa.