Back to top

Los rankings universitarios son una buena herramienta para hacerte una idea de la situación del sector educativo a nivel mundial. ¡Pero cuidado! Los rankings no lo son todo.

Rankings como QS World University RankingTimes Higher Education o el ranking universitario de Shanghai son algunos de los más conocidos y fiables, pero hay muchos otros rankings publicados que podemos encontrar fácilmente en internet o en publicaciones. Cada ranking toma como referencia factores cualitativos diferentes como también son diferentes los métodos para cuantificarlos y analizarlos. De ahí, que esta información haya que complementarla con la de un experto en la materia para poder tener un perfil completo de la universidad.

Es por ello que desde iec os aconsejamos hacer uso de los rankings de una manera consultiva pero no tomarlos como una verdad absoluta.

Nosotros creemos que hay que dar importancia a otros factores, como la personalidad del estudiante, su perfil académico, su trayectoria personal, sus gustos y objetivos. Por eso, a nuestros alumnos les ayudamos a elegir las universidades más adecuadas para ellos y no simplemente las mejores de una lista objetiva. Oxford puede ser una universidad excelente para algunos estudiantes, pero no es adecuada para todos.

A lo largo de estos años hemos enviado estudiantes españoles a universidades británicas como Bath, Exeter, Lancaster, Kent, Manchester, Bournemouth o Essex, entre muchas otras, universidades en las que han sido felices y han tenido éxito.

Éstas son las 5 principales razones por las que no debes fiarte tanto de los rankings:

1. Puestos distintos en diferentes rankings.

Por lo que el puesto que ocupe una universidad en el ranking cambia según la información que encontremos. ¿Significa esto que debemos estudiarnos todos los rankings existentes? Claro que no. Solo hay que considerar que unos rankings dan mayor importancia a unos factores que a otros y que, al final, tú debes construir tu propio ranking según lo que valores más. Por ejemplo, ¿es justo o correcto dar más importancia a los logros en investigación de una universidad que a la calidad de su enseñanza?

2. Rankings universitarios por entidades privadas.

En algunos casos, esto puede significar que haya intereses ocultos en la elaboración de dichos rankings o que éstos se vuelvan tendenciosos. Además la información en la que se basan estas entidades es aportada por las propias universidades, así que aquí también hay sitio para la libre interpretación de los datos. En cualquier caso son los responsables de estos rankings los que deciden los factores a considerar y la importancia dada a los mismos.

3. Algunos factores pueden ser no tan representativos de un año a otro.

Y, sin embargo, hay rankings que les dan la mayor importancia. ¿Es realmente tan importante que una universidad haya tenido 2 Premios Nobel de Literatura hace 50 años? Otro factor que hay que tener en cuenta es que estos premios y otros reconocimientos similares no tienen en cuenta algunas materias menos tradicionales, como las artes visuales y multimedia, o las artes escénicas. Los mejores diseñadores de moda, por ejemplo, no han salido de Cambridge.

4. Cientos de factores, muchas veces no cuantificables.

Algunos de estos factores son de vital importancia para el estudiante y muchas veces quedan fuera de los rankings o no suponen un porcentaje muy alto en el cálculo final. Por ejemplo: la calidad y facilidad de encontrar alojamiento, la posibilidad de hacer prácticas o estar un año fuera dentro de tu programa de estudios, el apoyo al estudiante internacional, la capacidad de innovación, la valoración del profesorado por parte de los alumnos, la calidad de vida de la ciudad, la posibilidad de obtener una beca, etc.

5. El factor más importante de una universidad ERES TÚ, y eso no se puede medir.

Por esto, independientemente de la universidad que elijas y su puesto en los rankings universitarios, nosotros nos aseguraremos de que es la universidad adecuada para ti, aquella en la que tendrás éxito y serás feliz, y en la que alcanzarás tus objetivos personales y profesionales.